El Cid Campeador

Mi padre. El Abandonador, el fuerte, el Valiente padre tan mío y tan ajeno.
Tan otro, tan no padre, tan él mi gran padre.
Cómo te quiere, escuché decir a alguien
que arqueaba los ojos y reía, haciéndome llegar con sus palabras
un soplo de su amor.
Del libro Los nombres de los días